Lars y Niels

Las primaveras y los veranos son muy cortos en el norte de Los Reinos. Todo ser vivo que se quiera sobrevivir al invierno debe aprovechar muy bien esos pocos días soleados.

En el interior del océano las grandes ballenas aprovechan el deshielo veraniego para criar y alimentarse de la explosión de vida marina de esas semanas. Sus crías de estas majestuosas criaturas podrán aprovechar que sus madres están perfectamente alimentadas para recoger fuerzas en ese primer viaje de migración al sur.

Y los asentamientos de humanos deben también aprovechar esas semanas.

La agricultura es muy efímera, y seria imposible alimentarse solo de lo cultivado, es por eso por lo que existe una tradición centenaria en las aldeas: la caza de ballenas.

Esta tradición se ha convertido en una fiesta que marcará el futuro de toda la aldea. Los hombres más fuertes parten en botes pequeños a la caza de estos formidables animales.

Nos es una lucha igualada, la tradición dice que no cazar la ballena más grande y fuerte puede alertar a los demonios del océano para que ataquen los pueblos costeros, es por eso por lo que estos hombres deben seleccionar siempre el objetivo más fuerte.

Lars y Niels son los mejores arponeros de la aldea, y se atribuyen ya tres cazas exitosas cada uno. Ambos se encomiendas a los dioses, para que vientos y mareas les ayuden en esta caza: sin la ayuda de los dioses las ballenas vuelven a mar abierto donde les es más fácil escapar, mientras que si son arrastradas a la costa la probabilidad augmenta mucho.

Una vez en la costa los arponeros tienen fácil acabar con la presa, que a su muerte es remolcada hasta la zona más próxima a la aldea.

Una vez fuera del agua, y antes de empezar a descuartizar el animal, los aldeanos ofrecen una última fiesta los dioses y rinden un tributo al animal.

Lars y Niels se preparan físicamente a fondo cada verano, para que llegado el momento puedan alzarse con el honor y reconocimiento de todos los aldeanos, y es que sin esta fuente de alimento el invierno que depara es extremadamente duro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *